Francisco Ibáñez, un genio del humor gráfico

El mundo del cómic español está de luto. El pasado 15 de julio falleció Francisco Ibáñez, uno de los autores más prolíficos e importantes de la historia del medio. Ibáñez fue el creador de Mortadelo y Filemón, una de las series de cómic más populares de todos los tiempos, y su obra ha sido traducida a más de 50 idiomas.

Caricatura Ibáñez


La partida de un maestro del cómic español

Francisco Ibáñez Talavera, el famoso dibujante español, nació en Barcelona el 15 de marzo de 1936. Desde joven mostró un gran interés por los tebeos y el cine cómico estadounidense. Tras completar la educación primaria, comenzó a estudiar contabilidad y trabajó como botones en un banco mientras colaboraba en varias revistas.

En 1957, decidió dedicarse por completo a las historietas y su mayor éxito llegó en 1958 con Mortadelo y Filemón. Durante los años 60, creó y adaptó varias series para Bruguera. En 1985, cambió de editorial y continuó trabajando en nuevas aventuras.

Francisco fue un influyente fomentador de la lectura en España y se le consideró merecedor del Premio Princesa de Asturias en varias ocasiones. Falleció el 15 de julio de 2023 en Barcelona, dejando un legado significativo en el mundo del cómic. Su obra, especialmente Mortadelo y Filemón, sigue siendo querida por generaciones y su impacto perdurará en el cómic español.

Además de Mortadelo y Filemón, Ibáñez creó otras series de cómic de éxito, como Zipi y Zape, 13, Rue del Percebe y El botones Sacarino. Su obra ha sido elogiada por su humor, su creatividad y su capacidad para llegar a un público muy amplio.


El legado inmortal de Francisco Ibáñez

El fallecimiento de Francisco Ibáñez es una gran pérdida para el mundo del cómic. Su obra ha dejado un legado que perdurará durante muchos años. Sus cómics son una crítica social, una exploración de la condición humana y una celebración de la imaginación. Ibáñez fue un maestro del lenguaje visual, y sus cómics son una obra de arte que merece ser reconocida.

Francisco Ibáñez fue uno de los autores de cómic más importantes de España, pero nunca recibió el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Creo que el motivo puede ser en primer lugar, Ibáñez era un autor de cómic, un medio que injustamente no siempre se considera tan serio como la literatura o el cine. En segundo lugar, Ibáñez era un autor de humor, un género que a menudo se asocia con lo superficial y lo trivial.

Sin embargo, la obra de Ibáñez es mucho más que humor. Sus cómics son también una crítica social, una exploración de la condición humana y una celebración de la imaginación. Ibáñez fue un maestro del lenguaje visual, y sus cómics son una obra de arte que merece ser reconocida.

Es una pena que Francisco Ibáñez no haya recibido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Su obra es una contribución importante a la cultura española.

Un legado eterno

A pesar de esta omisión, el legado de Ibáñez seguirá vivo y perdurará en la memoria de quienes disfrutaron y seguirán disfrutando de sus obras. Sus cómics nos enseñaron que el humor es una herramienta poderosa para trascender barreras y que su genialidad es atemporal.

Gracias, Francisco Ibáñez, por regalarnos tu ingenio, tu creatividad y tu pasión por el arte del cómic. Tu legado nos acompaña en cada viñeta y en cada risa que provocas. Serás recordado como el genio del humor gráfico que sigue alegrando el corazón de generaciones enteras. Descansa en paz, maestro, y gracias por todo lo que nos has dado.

Comentarios